JUSTICIA CIEGA.

Dicen que la “justicia es ciega” y su símbolo es una figura femenina con una venda en los ojos.iustitiamujer-real2

Significa que la “buena justicia” no distingue entre las personas, se aplica en forma equitativa y con el mismo rasero mide a todos los ciudadanos.

La historia de las infamias judiciales es larga.

Ocurrieron en Roma, la aplicaron los tiranos persas, era práctica común en las dinastías faraónicas, fue sistemáticamente aplicada por la Inquisición.

Los jueces nazis despojaron de bienes, o de la libertad, no sólo a los judíos, sino también a comunistas, periodistas, científicos o escritores.

Trujillo (Caso latinoamericano) la empleó de modo sistemático en la República Dominicana,

Pinochet y los sátrapas argentinos no se quedaron atrás;

Las palmas en éste particular se las llevaron Stalin con Vyschinsky como el teórico del sistema judicial y Hitler quien tuvo en Roland Freysler con su tribunal del pueblo, el Volksgerichtshof, su mejor alumno en la Alemania Nazi.

Concluida la purga de Stalin contra los opositores, le llegó su turno a los antiguos compañeros como Zinoviev, Trotsky, Rýkov, Bujarin, Kamenev y 154 generales. El caso más representativo fue el de Yagoda, el más cruel de los perseguidores, quien llevado a juicio como sus víctimas, terminó siendo fusilado. Del millón y tantos colaboradores directos de la revolución de 1917, unos 400.000 fueron eliminados.

El sistema judicial francés aún carga con la culpa del juicio a Dreyfus y Zolá escribió en 1898 al respecto: “Cuando un pueblo desciende a esas infamias, está próximo a corromperse y aniquilarse“.

Una vez que la justicia deja de ser ciega, no hay garantías para nadie.

Han pasado los años, pero en buena parte del mundo persiste la desviación de la justicia. No se toleran los campos de concentración o las ejecuciones masivas, pero siguen existiendo los juicios políticos y el abuso de poder.

Teorización sobre la justicia

La Justicia no es el dar o repartir cosas a la humanidad, sino el saber decidir a quién le pertenece esa cosa por derecho. La Justicia es ética, equidad y honradez. Es la voluntad constante de dar a cada uno lo que es suyo.

Es aquel sentimiento de rectitud que gobierna la conducta y hace acatar debidamente todo los derechos de los demás. Hans Kelsen la define así: “La Justicia es para mí aquello cuya protección puede florecer la ciencia, y junto con la ciencia, la verdad y la sinceridad. Es la Justicia de la libertad, la justicia de la paz, la justicia de la democracia, la justicia de la tolerancia.”

Otro nivel de análisis es entender la justicia como valor y fin del Derecho (más que como virtud subjetiva) al que podemos conceptuar juntamente con Norberto Bobbio como “aquel conjunto de valores, bienes o intereses para cuya protección o incremento los hombres recurren a esa técnica de convivencia a la que llamamos Derecho”.

Ahora bien en cuanto el ideal de justicia o sea, ese conjunto de condiciones protegidas por el derecho se puede considerar desde una perspectiva absoluta iusnaturalista dentro de lo cual todo derecho es justo y si no es justo es derecho. Pero desde una perspectiva iuspositivista el derecho es condición de la justicia y a la vez esta es una medida de valoración del derecho, por lo que podemos decir que un derecho positivo determinado es justo o es injusto de acuerdo a un ideal de justicia subjetivo.

El Digesto, uno de los componentes de la obra de recopilación del derecho romano realizada por Justiniano (el Corpus Iuris Civilis), comienza así (D.1.1.1): (…) ius a iustitia (…) ius est ars boni et aequi – El Derecho es justicia, el Derecho es el arte de lo bueno y lo equitativo.

Todas las virtudes están comprendidas en la justicia. En definitiva, la verdadera justicia es el arte de dar lo justo o hacer dar lo justo a un individuo, basándose en los principios del arte del derecho, sin tener ningún tipo de discriminación o preferencia hacia ninguna persona. Ya que todas las personas deben ser tratadas sin ninguna discriminación o preferencia ya que así se estaría dando una justicia falsa, y no sería “dar a cada uno lo suyo”, sino “dar a él lo que le toque”, dependiendo de su clase social, raza, credo, etc…

GRANDES Teorías acerca de la Justicia…

Entre otras muchas teorías sobre la justicia, destacare la de los filósofos:

Platón: La Justicia Aristocrática como armonía social. Propone que los puestos de mando lo lleven los mejores de la sociedad, es decir, los más sabios.

Aristóteles: La Justicia como igualdad proporcional: Dar a cada uno lo que es suyo, o lo que le corresponde. Dice que lo que le corresponde a cada ciudadano tiene que estar en proporción con su rango social y sus méritos personales.

Santo Tomás de Aquino: La Ley Natural. Dice que los ciudadanos han de tener los derechos naturales, que son los que Dios les da. Estos derechos son más tarde llamados Los Derechos Humanos.

Para los utilitaristas las instituciones públicas se componen de una forma justa cuando consiguen maximizar la utilidad (en el sentido de felicidad) agregada. Según esta teoría, lo justo es lo que beneficia al mayor número de personas a la vez.

Ahora hablemos un poco de lo que considero que es una Justicia distributiva:

Un aspecto interesante de la organización de las sociedades es cómo se reparten los recursos disponibles, los bienes producidos y la riqueza disponible. En principio, en la mayoría de sociedades se han manejado dos conceptos parcialmente incompatibles sobre qué es una distribución justa de los bienes y la riqueza:

La justicia según la necesidad, sostiene aquellos que tienen mayores necesidades de un bien deben poseer asignaciones mayores. En general este criterio es preponderante al considerar la situación de personas enfermas o con discapacidades y también a segmentos de las sociedades con menos capacidad de procurarse bienes como los niños, los ancianos y los marginados.

La justicia según el mérito, sostiene que aquellos que más contribuyen a la producción de bienes y riqueza deben tener también una mayor proporción de los mismos. Algunos partidarios del liberalismo sostienen que poner en riesgo el criterio anterior eliminaría un importante incentivo a la generación de riqueza y el trabajo contributivo.

Ya Marx en su Crítica al Programa de Gotha señaló el error de confundir ambos tipos de justicia.

En la práctica en las sociedades modernas los dos criterios de justicia distributiva coexisten en la asignación de recursos, aplicándose con mayor o menor prioridad uno u otro según el caso concreto.

CONOSCAMOS UN POCO A LA DIOSA TEMIS.

iustitia2

(en griego Θεμις Themis, que significa ‘ley de la naturaleza’ más que ‘autoridad humana’)

Temis, la del ‘buen consejo’, era la encarnación del orden divino, las leyes y las costumbres.

¿Quién es Temis ?

En ocasiones nos hemos preguntado qué representa la diosa que siempre vemos en todo lo que se refiere al Poder Judicial. Sólo sabemos que representa la justicia. Pero es de mucha importancia que sepamos el origen real de la diosa Temis o Themis.

Fue la diosa de la Justicia en la mitología griega.

En la Ilíada, Temis aparece como asesora de Zeus, el dios de dioses. En los primeros tiempos de la humanidad se consideraba que Temis tenía la potestad de dictar sentencias a los dioses. La facultad divina de formular las sentencias, atribuída a Temis, lleva a darle a sus resoluciones el nombre de Temitas, es decir el plural del nombre de la diosa que representaba la justicia.

La concepción de la potestad a juzgar, idealizada y sublimada así, tuvo de antaño, por base, la generalizada creencia en un orden supremo, influído totalmente por el espíritu divino, que sólo permitía la vida social según principios justos.

Temis presidía la correcta relación entre hombre y mujer, la base de la familia legítima y ordenada, y la familia era el pilar del dimos.

Los jueces eran a menudo llamados themistopoloi, ‘sirvientes de Temis’. Tal era la base del orden en el Olimpo también. Hera se dirigía a ella como ‘Señora Temis’.

Vivió casi siempre en la Tierra pero durante la edad de hierro, llena del espanto que le causaron los grandes crímenes que se cometían, se trasladó al cielo donde ocupó el lugar del zodiaco llamado Virgo.

El culto que los griegos rindieron a la justicia en las estatuas y en el nombre de Temis NO podía dejar de conocerse en Roma, adoradora del Derecho en todas sus formas, y que se concretó en el nombre de Fas.(. En el Derecho romano se entiendía por fas el Derecho de los dioses, es decir, lo permitido y manifestado por la divinidad)

RESEÑA:

ACLARATORIA DE LA LLAMADA “DAMA CIEGA DE LA JUSTICIA”.

La equivalente romana de uno de los aspectos de la helénica Temis, como la personificación del derecho divino de la ley, fue Iustitia.

Sus orígenes están en las abstracciones civiles de la forma de pensar romana, más que en la mitología arcaica, por lo que intentar comparaciones no resulta productivo.

Iustitia, representada como una mujer impasible, con los ojos vendados y llevando una balanza y una cornucopia, la imagen esculpida a la entrada de los juzgados es ella, Iustitia, y no Temis (como muchísimas personas lo creen).

Se la sitúa sobre un león para señalar que la justicia debe estar acompañada de la fuerza.

iustitiaestatua-lejos.

NOTA ULTIMA:

El ingenioso Hidalgo Don QUIJOTE DE LA MANCHA, como consejo le dijo a SANCHO PANZA, antes que fuese a Gobernar la Ínsula, entre  otras cosas bien consideradas:

” SI ACASO DOBLARES LA VARA DE LA JUSTICIA,

NO SEA CON EL PESO DE LA DÁDIVA, SINO, CON EL DE LA MISERICORDIA”

(Cap.XLII “De los consejos que dió a Sancho Panza”)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s